Irene Adalid photo ©
Irene Adalid

Diseñadora y Fotógrafa

Licenciada en bellas artes y con un máster de fotografía y postproducción, comienzo un nuevo camino con algo que me lleva apasionando desde hace ya varios años. 
Cuando empecé con la fotografía, al revelar mi primer carrete en el laboratorio, para mí fue encantador y mágico descubrir poco a poco como se iba revelando aquello que había creado. Eso, que para mí era intangible, se convertía en algo táctil. Era como dibujar en un lienzo en blanco.
Para mí la fotografía no significa ser un maestro de la técnica, para mí es ser un químico que juega a sentir y ver la luz. Esta sensación sumada al instante, los sentimientos y el momento irrepetible lo hacen único.
Una fotografía es un juego de luces y sombras que representa un instante, un momento mágico, un estado de ánimo que no se repite, que se evapora en un segundo. Se une a esto una puesta en escena que un segundo más tarde forma parte de otra escena diferente, la cuál al minuto formará parte del pasado, y eso es lo que lo hace único.
A partir de ese momento supe que la fotografía me acompañaría por siempre. Y es por eso, que años más tarde, decidiese encaminar mi vida a representar instantes de vida, de sentimientos y de momentos que nos hacen felices cuando los miramos y recordamos.